martes, 3 de febrero de 2009

El verbo haber

Alexis Márquez Rodríguez

Miércoles, 15 de junio de 2005

Voy a hacer un paréntesis en la exposición sobre el verbo para responder algunas consultas de amables lectores. Empezaré por explicar el uso del verbo haber, sobre el cual ya he perdido la cuenta de las veces que he escrito, pero las consultas continúan constantemente, incluso por gente de un alto nivel de educación, que tienen claro el asunto, pero oyen o leen graves errores en ese uso. Además, como me lo dicen algunos de ellos, muchas personas afirman que el empleo de ciertas flexiones de haber, como hubieron y habemos, ya ha sido aceptado por la Real Academia Española, y alguien hasta ha tenido la osadía de atribuirme a mí haberlo dicho.
El verbo haber nos viene del latino habere, que significa tener, poseer, ocupar, ser dueño de… De ahí el famoso Habemus papa, con que se anuncia en el Vaticano que se ha elegido un nuevo sumo pontífice: “Tenemos papa”. Habere tiene otros significados, entre ellos el de encontrarse, hallarse, estar, y al pasar al Castellano adquiere principalmente este sentido, de “Hallarse o existir real o figuradamente” (DRAE). Esta es la acepción más extendida y más frecuente, pero tiene muchas otras, de las cuales hablaré oportunamente. Por ahora voy a concentrarme en esta acepción. Del significado de haber como tener quedan algunos restos en Castellano: los haberes de una persona son sus pertenencias, lo que tiene.
Cuando en nuestro idioma haber significa hallarse o existir es un verbo impersonal, o sea, que no tiene sujeto, pero sí puede tener complemento directo, porque es verbo transitivo. Si decimos: “Hay buenas noticias”, buenas noticias es el complemento directo, pues es la cosa habida. Pero no hay un sujeto que realice la acción de haber.
En la oración personal, en la cual sí hay sujeto, este concuerda en persona y número con el verbo: yo hablo, nosotros queremos; tú crees, ella ríe; él piensa, ustedes duermen... El sujeto y el verbo deben estar en la misma persona (1ª, 2ª o 3ª) y en el mismo número (singular o plural). En los verbos impersonales no se aplica esta regla, porque al no haber sujeto, no se da la concordancia del verbo con lo que no existe.
Ahora bien, el verbo haber en su uso impersonal sólo se conjuga en la 3ª persona del singular del tiempo y el modo correspondientes, aunque el complemento directo sea plural: hay una persona, hay muchas personas; hubo una fiesta, hubo muchas fiestas; había una casa, había varias casas; habrá tormenta, habrá truenos y relámpagos; había habido un atraco, había habido varios atracos; habrá habido un brindis, habrá habido muchos brindis; habría una situación incómoda, habría situaciones incómodas; habría habido un banquete, habría habido muchos banquetes.
Todos los ejemplos vistos pertenecen al modo indicativo, pero lo mismo ocurre con el modo subjuntivo: haya una pelea, haya muchas peleas; haya habido lluvia, haya habido truenos y relámpagos; hubiera o hubiese gente, hubiera o hubiese muchas personas; hubiere lugar, hubiere lugares; hubiera o hubiese habido un buen discurso, hubiera o hubiese habido buenos discurso; hubiere habido una señal, hubiere habido algunas señales.
Es importante tener presente que muchas veces el verbo haber se usa como auxiliar de los demás verbos para formar los tiempos compuestos de estos. En tal caso haber sí se conjuga en todos sus tiempos y personas: “Después que ellos hubieron salido llegó la policía”; “Habíamos llegado muy temprano”; “Hemos visto una película de horror”. (Teóricamente en este caso pudiera decirse “habemos visto”, y así se decía antiguamente. Pero la forma habemos con el tiempo se transformó en hemos); “Habían llamado al médico”; “Después de que hubimos comido fuimos al cine”.
Este uso de haber en todas sus formas cuando es auxiliar es posible porque entonces no se trata del verbo haber, sino del verbo al cual este sirve de auxiliar. En los ejemplos citados el verbo que se conjuga no es haber, sino salir, llegar, ver, llamar, comer.
Oiga de lunes a viernes, a las 11,30 a.m., el micro CON LA LENGUA EN ONDA, por la emisora Radio Onda, 107.9 FM, en el programa de Mari Montes.